Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Llambias’

Va un post dominguero (?) en prosa ligera, creo que accesible y alejada de términos propios del gremio abogadil. Si quisiéramos ser chicaneros (provocativos) podríamos haber titulado el post “La dictadura de los civilistas”, pero elegimos uno menos pendenciero. Las luchas entre civilistas y publicistas es de larguísima data, no pretendemos, por el momento, extenderla en esta bitácora.

La Presidenta anunciaba, algo que parecía lejano y que hoy se nos presenta más cercano en el tiempo: la modificación y unificación del Código Civil y del Código de Comercio. Dicha tarea comenzó a partir del decreto 191/2011 que conforma una comisión integrada por Lorenzetti, Highton de Nolasco y Kemelmajer de Carlucci. Los tres miembros, prestigiosos académicos y funcionarios judiciales, los dos primeros en la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Nos interesa decir algunas cosas con relación al modo, forma o manera en la que se procederá a la modificación y unificación.

(i) El art. 75 inc. 12 de la Constitución Nacional establece como atribución del Congreso Nacional “Dictar los códigos Civil, Comercial…”. Es decir que quién es facultado por la CN para legislar sobre esta temática es el Congreso nacional o, federal si se quiere. Por ende no le corresponde al Ejecutivo legislar sobre la materia, no obstante la facultad de presentar proyectos de ley ante la legislatura nacional.

(ii) Qué sucederá en los hechos. Dijo la Presidenta que la tarea llevada adelante por la Comisión y cuyo producto será el proyecto de Código Civil y Comercial no será, en cuanto a su trámite en el Congreso, un “acto de legislación” sino un “acto de codificación”. Sutileza del lenguaje que le permite a la señora Presidenta: (a) despejar con delicadeza el debate democrático respecto de una ley –sí, el código es una ley- de importancia (b) elitizar el debate, solo una elite de académicos podrá determinar el contenido de nuestras normas civiles y comerciales, probablemente más importantes (c) los representantes del pueblo y las provincias tendrán poca incidencia en el texto que a la postre se apruebe como código unificado en materia civil y comercial.

(iii) La Presidenta al hablar de acto de codificación se está atribuyendo una función que la CN le otorga al Congreso nacional, sin mediar delegación de este último. Ese giro del lenguaje permite que el Ejecutivo le sustraiga la atribución constitucional al Congreso, debilite democráticamente el texto final de código civil y comercial. Y también abre la puerta a que el Congreso apruebe una ley en posible contradicción con una de las limitaciones que el mismo art. 75 inc 12 le establece al propio Congreso al momento de emitir códigos “sin que tales códigos alteren las jurisdicciones locales”, al no existir un control por cada uno de los representantes de las provincias, en el Senado de la nación.

Seamos justos. Es cierto que hubo una intención de apertura al dialogo por parte de la Comisión, no obstante eso no consigue suplir los déficit democráticos de los términos en los que está planteado el debate reformista.

Citas y citados

No hemos leído a J.J Llambías (profuso civilista de estas tierras) pero encontramos esta cita de su Tratado de Derecho Civil (edición 2003, pág. 177)  a propósito del tema:

“Los cuerpos parlamentarios, por su composición y funcionamiento, carecen de idoneidad para emprender el estudio y debate analítico de una obra científica de tan delicado carácter sistemático como es un Código. Lo verosímil es esperar que semejante debate resulte inorgánico e interminable y que en caso de prosperar las enmiendas que se auspicien quede arruinada la coherencia del sistema general, por no haberse comprendido que la principal de las ventajas de las codificaciones reside en esa metodización de la ley, que permite luego obtener de ella el máximo rendimiento.”

Ese es el temperamento que hasta el momento triunfa, al igual que en la anterior aprobación del Código civil, celeridad y supuesta especialidad académica en aras de una disminución del debate democrático que otorgue amplia participación en el discusión.

Probablemente si debiéramos hacer un top 5 de las leyes menos democráticas y debatidas en uno de esos primeros lugares debiera estar el Código civil, que se suele llamar el Código de Vélez Sársfield (?) y según se puede entrever, el próximo código unificado transitará por los mismos caminos.

Código Civil Argentino, historia y nombres propios detrás de la sanción en 1869.

Código Civil vigente y ley de su sanción. Allí puede leerse “El Código Civil redactado por el doctor Dalmacio Vélez Sársfield se observará como ley en la República Argentina”. Si de leyes antidemocráticas hablamos…

Algo sobre la vida de Vélez Sársfield.

Anuncios

Read Full Post »