Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Don Agustin’

Abrimos un espacio en el blog, con el fin de comentar “cosas que vamos leyendo”, en la medida que trabajo y estudio nos lo permiten. Convencidos de la importancia de tener: hábito de lectura, capacidad de análisis crítico de esas lecturas, y biblioteca correspondiente, son cosas valiosas, necesarias y útiles para un abogado / futuro abogado.

Este libro no es una novedad editorial, pero si es una pieza de lectura actual, relevante para, creo,  todo estudiante de abogacía, y todo abogado. Nos referimos a El método en derecho, de Agustín Gordillo (Don Agustín). El libro tiene casi tantos años como mi propia vida (1988) y va por la cuarta reimpresión (2001). El curriculum de Gordillo, puede verse en su web y en el propio ejemplar del libro pero para resumirlo en una breve frase “es un tipo que está de vuelta”. Frondoso curriculum,  vida académica y profesional extensa y a su vez extendida a lo largo del globo.

El libro lleva por subtítulo aprender, enseñar, escribir, crear, hacer y el autor, Don Agustín, se propone desplegar muchas de sus ideas entorno a estas prácticas vinculadas con el mundo del Derecho. Para cerrar este comentario, modo introductorio, mencionamos que el libro de tapa a tapa despliega mística de quién ama lo que hace e hizo toda su vida. En cuanto a la prosa es de sencilla aproximación, abundante en citas que exceden “lo jurídico”, lo cual suma bastante a la hora de profundizar en algunas cuestiones.

El libro parte de una premisa que penetra en todos los capítulos y Gordillo la dispara en el primer párrafo del libro que comentamos. Posición critica sobre cómo la Facultad de Derecho está formando abogados (crítica que es trasladable a la actualidad): “no trasmite la metodología de trabajo que el futuro abogado necesitará emplear en su desempeño profesional”.

Un cúmulo de capítulos abordan la manera en que es posible analizar: textos normativos (III), un fallo (IV), un caso en cuanto a los hechos (V). Todas son pistas útiles de cómo abordar el derecho al momento de analizar un caso. Herramientas para desempeñarse con éxito, como alumno primero, y luego como profesional. Estos capítulos son muy adecuados para quiénes comienzan a estudiar derecho dado que allana el camino para comprender de que se trata el gremio. También pueden servir estos capítulos de espejo, donde podemos ver reflejadas aquellas habilidades que toda persona que estudia derecho debe desarrollar.

Otro grupo de capítulos son ideales para quienes gustamos de volcar por escrito, en palabras, nuestros pensamientos, ideas sobre temas que captan nuestra atención. O redacción de tipos textuales más emparentados con el litigar en tribunales. Formas de estimular la creatividad (VIII) donde el autor nos proporciona algunos tips, consejos para comenzar a escribir muy útiles y alentadores. Muy inductivo. Y para un momento posterior de la actividad de volcar ideas en papel tenemos: El nacimiento y registro de las ideas creativas (IX) que continúa la tesitura del capítulo VIII pero con algunos agregados entretenidos, como notas bibliográfica de escritores, músicos que son traídas ejemplificativamente. Divertido capítulo.

Los capítulos XIV a XVI para quienes gustan de la docencia es interesante observar alguna perspectiva de distintos modos de dar clases de forma tal que sea posible superar aquel primer escollo que presentan nuestras facultades de derecho (en aquel entonces y hoy en día).

Como nota de color Gordillo dedica todo un capítulo (VII) a esbozar algo así como el funcionamiento del cerebro, y como eso afecta directamente la manera en la que producimos nuestro trabajo, aquello que escribimos o creamos. Raro. No obstante la rareza es información útil al momento de aprender, enseñar, escribir, crear, hacer en derecho.

A modo de muestra, haciendo foco, de manera más preciso al contenido del libro transcribo un párrafo muy lúcido:

“…la fuerza de nuestro argumento no dependerá de como expliquemos el Derecho vigente, en lo que este tenga de claro y uniforme, sino de como convenzamos de que nuestro caso meritúa ser incluido bajo tal o cual regla de Derecho.”

Brillante.

Creo que esto da en el corazón de la forma (deficiente) en la que se enseña derecho en nuestras facultades. Se nos enseña a exponer o explicar el derecho vigente. Pero no así a argumentar – convencer de qué manera nuestro caso merece ser calificado jurídicamente de tal o cual manera o subsumido bajo tal o cual norma o que es susceptible de ser abarcado por tal o cual excepción a determinada prohibición, etc. Bendita facultad.

Links:

Pagina donde están subidos todos los libros de Gordillo acá.

Entrevista en formato audio por acá. Para no perdérsela. La introducción es algo pesada pero paciencia hasta que comienza.

El Método en Derecho, por aquí.

 

Read Full Post »