Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 21 julio 2011

Continuamos haciendo un seguimiento asistemático, de temas que nos interesan respecto de las Elecciones 2011 en relación a la aplicación de la nueva normativa electoral. Comenzamos el año posteando algunas declaraciones de Dalla Vía (Juez de la Cámara Nacional Electoral) en un video difundido desde la CIJ y comentamos un fallo respecto de las caducidades de partidos políticos. Ahora fijamos el foco en dos temas: determinación del aporte extraordinario para campaña electoral, y la fijación del módulo electoral con su proyección hacia los límites de gasto y límite de aportes  privados.

Dos eran los problemas, inmediatos digamos, antes de que quede formalmente abierta la campaña electoral (15 de julio pasado) de cara a las primarias –abiertas, simultáneas y obligatorias- (PASO) del 14 de agosto. Por un lado, como adelantamos, la asignación del aporte

extraordinario de campaña que según el art. 34 de la Ley 26.215 de Financiamiento de Partidos Políticos (LFPP) debe ser determinadopor la Ley de Presupuesto. Dado que durante el 2010 el Congreso no aprobó el Presupuesto para 2011 que fije partidas para gastos de año electoral. Ese inconveniente quedó saldado con la resolución 840/2011 del Ministerio del Interior, en el marco de la PASO (art. 1) y de las elecciones generales (art. 2). Lo que la LFPP manda que sea fijado por el Congreso fue determinado por resolución ministerial.

No obstante quedaba pendiente, hasta ayer 19 de julio, la fijación del modulo electoral cuya influencia se proyecta en la determinación de los límites de gastos de las agrupaciones políticas en el marco de la campaña electoral y sobre la limitación de aportes a dichas agrupaciones. Es decir determinar los montos que las agrupaciones pueden gastar en campaña y los montos que pueden recibir como aportes de particulares.

El art. 45 (LFPP) expresa que el límite de gastos de campaña debe ser establecido en la Ley de Presupuesto General de la Administración Nacional, léase Congreso Nacional. Y, a su vez, el art. 16 determina los montos máximos que pueden recibir las agrupaciones políticas según se trate de personas jurídicas (inc. a) o personas físicas (inc. b) en base a porcentajes que se deben extraer en relación al límite de gastos. Razonamiento: si no tengo el límite de gastos no puedo determinar los montos máximos de los aportes de los que habla el art. 16. Omisión, en primer lugar del Congreso,  luego del Poder Ejecutivo omitiendo la determinación del modulo electoral.

Ante este panorama la Cámara Nacional Electoral (CNE) en el primer bimestre de este año debía comunicar (según art. 16 último párrafo de la LFPP) a los partidos políticos cual era los montos máximos de aportes de particulares que pueden recibir las agrupaciones políticas. Y de acuerdo al art. 46 debe informar, asimismo, “al iniciarse la campaña” del límite de gastos que surge del art. 45. De lo cual, a comienzos de año subió una ‘nota’ en su web haciendo saber de la imposibilidad de comunicar a los partidos políticos los mencionados límites hasta que no se regule legalmente.

Ante la omisión tanto del Poder Ejecutivo como del Poder Legislativo la CNE debía encontrar la forma de hacer operativos los límites que mencionamos. Comentábamos a comienzos de este año una frase de Dalla Vía que decía que los vacíos pueden ser llenados con criterios jurisprudenciales unificados con los jueces electorales pero carecen de competencia para reglamentar la norma. De hecho la están reglamentando.

Lo dicho. Por medio de una Acordad Extraordinaria la CNE dota de contenido al art. 45 al establecer el valor del módulo electoral. De este modo suplanta al (o subsana la omisión del) Legislador facultado legalmente para establecer el módulo. Veamos lo dicho por la CNE en la Acordada Extraordinaria 82/11.

La CNE utiliza como Caballo de Trolla, básicamente, tres argumentos para subsanar la omisión legislativa:

  1. No puede suponerse la imprevisión o descuido del legislador –que de hecho la hay-  (cons. 9). Por tal razón realiza una interpretación sistemática e integradora (cons. 10) de la LFPP con el fin de suplir la ausencia del contenido del módulo electoral. Para este fin observa la evolución del monto global de aportes extraordinarios en 2007, 2009 y 2011.
  2. Se apoya, para argumentar sobre la razonabilidad del valor fijado, en proyectos que poseen estado parlamentario en la Cámara de Diputados.
  3. Afirma que para cumplir con la obligación legal de informar de los límites que mencionamos debe establecer el contenido del módulo. En sus propias palabras: “que la presente es la única forma hallada de dar cumplimiento, in extremis, a los fines buscados por el legislador al imponerle al Tribunal la obligación de informar a las agrupaciones políticas el límite de gastos y de aporte individual y proceder a publicar con la anticipación necesaria esa información (cf. arts. 16 y 46 de la ley).-” (cons. 11)

Luego de oscilar e intentar mostrar su argumentación como apoyada y totalmente respaldada por el accionar previo de los poderes políticas en relación al cometido de la Acordada fija el módulo en $ 3, 044. De ese modo la campaña electoral –tanto primarias como generales- tendrán límites en cuanto a los gastos y aportes de las agrupaciones políticas.

De alguna manera se ve plasmadas las palabras de Dalla Vía que comentamos y la justicia electoral, a la sazón la CNE, debe salir por medio de una Acordad a suplir la “imprevisión” del legislador. Sin base legal para fijar el módulo la CNE toma la obligación de comunicar los límites de gasto y de aportes y, de allí, hace desprender su argumentación para darnos un módulo electoral de $ 3,044.

Nota de la CIJ.

Anuncios

Read Full Post »